PULQUERÍA
LA BELLA CANDE

Fundada en 1928, la pulquería "La Bella Cande" es una auténtica cápsula de tiempo que ha sabido combinar la gran tradición pulquera con la modernidad, reuniendo parroquianos jóvenes y veteranos en un lugar cargado de historia en un barrio único, la colonia Moctezuma de CDMX.

Pulquería "La Bella Cande" - Galería


Pulquería "La Bella Cande" - Historia

La pulquería "La Bella Cande" es otra de las pulquerías más longevas de la CDMX. Fue inaugurada exactamente el 2 de febrero de 1928, con la licencia de apertura número 184, un distintivo que todavía podemos observar en el zaguán de la pulquería. El fundador de la pulquería fue Don Fidel Martínez.

Como buena pionera, la famosa crisis de los 90 le afectó antes incluso que a las demás: en los años 1986-88 se vino la crisis dura, y "La Bella Cande" pasó de vender 3 o 4 barricas diarias de pulque a 3 cubos solamente.

Don Manuel González Roa fue uno de los dueños que tuvo la pulquería. Perteneció al antiguo Sindicato de Pulqueros, y junto a sus hermanos Armando, Ismael y José fueron dueños de otras pulquerías por la ciudad. En el rumbo de "La Bella Cande", podíamos encontrar ejemplos como "El Fuerte", "La Preciosa", "Los Llanos de Apan", "La Carioca", "Los Payasos", etc.

Raúl Nogués, el actual encargado, llegó a "La Bella Cande" en 1976, y en 1978 se le unió su hermano Pedro. Ambos han logrado conservar el espíritu clásico de la pulquería, continuando con el legado familiar, ya que su padre trabajó con la familia González Roa desde 1952. Hoy, el tiempo parece no haber transcurrido entre sus paredes, que podrían contarnos todas las historias vividas en sus 90 años de existencia.

Algunos de los artistas que han paladeado el pulque y curados de "La Bella Cande" son Enrique Cuenca, José José, Rosa Gloria Chagoyán… Entre los deportistas, el mítico boxeador Ratón Macías era cliente habitual y amigo de Pedro Nogués y familia.

Tomar pulque en "La Bella Cande" es una experiencia que nos transporta a la época de gran esplendor de las pulquerías. Apenas ha cambiado en sus 90 años de vida, y la hospitalidad del personal permanece igualmente inmutable.

RUTA SELECTA DEL PULQUE